Category Archives: Estudios

¿Qué comen los niños?

Las principales conclusiones que se extraen de una encuesta realizada por Philips Avent entre mil personas con hijos de entre 0 y 6 años para conocer sus hábitos en lo que respecta a la alimentación y los gustos de los más pequeños, son:

  • El 40% de los padres y las madres españoles afirma que sus hijos comen menos de tres piezas de frutas y verduras al día, una de las reglas clave para llevar una alimentación saludable.
  • Un 54% de los encuestados asegura que sus hijos hacen cinco comidas diarias y que éstos prefieren la carne (48%) sobre el resto de los alimentos. Peor paradas salen las verduras, frente a las golosinas y las chucherías que están presentes tres veces por semana en el 65% de los hogares. No obstante, lo que más se evita en su alimentación es la bollería.
  • En la cesta de la compra de los hogares encuestados no falta la fruta, el jamón cocido, la verdura, la legumbre y los quesitos. A pesar de que el 54% afirma que sus hijos hacen cinco comidas diarias, el 40% asegura saltarse una de las reglas clave de una alimentación saludable: 5 piezas de frutas y verduras al día, sólo un 16,5 % de los padres cumple con esta premisa.
  • En cuanto a la manera de cocinar los alimentos, el 21% afirma preparar todos los alimentos cocidos o al vapor, que les parece el modo más sano de cocinar para los más pequeños de la casa, además de su facilidad.

El aceite de oliva mejora la función arterial de los mayores

Un estudio llevado a cabo por la Unidad de Lípidos y Arteriosclerosis del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba describe mejoras en la función arterial de personas mayores tras consumir aceite de oliva y otros alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, frente a otras dietas bajas en grasas o ricas en grasas saturadas.

En esta investigación han participado una veintena de pacientes (diez hombres y diez mujeres) mayores de 65 años sin enfermedades relevantes, que consumieron tres tipos de dietas: la conocida como mediterránea, con predominio de alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados (aceite de oliva); otra basada en ácidos grasos saturados y la última baja en grasas y alta en carbohidratos. Los participantes tomaron cada uno de estos regímenes durante cuatro semanas.

La conclusión principal del trabajo señala que la alimentación propia de la dieta mediterránea tiene efectos beneficiosos sobre la funcionalidad de las arterias de los pacientes comparado con las otras dos dietas, y que la dieta mediterránea estimula la regeneración celular del endotelio.

Con dieta mediterránea se identificaron niveles más bajos de micropartículas y envejecimiento”En este sentido, Javier Delgado, uno de los autores principales de este estudio, ha explicado que los marcadores que han medido indican que el endotelio de los vasos sanguíneos “resulta menos afectado por el deterioro asociado a la edad cuando se consume una dieta mediterránea basada en el aceite de oliva y que aumenta su capacidad de regeneración”.

Se trata de la primera vez que se obtienen resultados similares tras relacionar este tipo de dieta y el estado del sistema circulatorio en las personas mayores. Investigadores y clínicos vinculados a la Unidad de Lípidos ya han puesto en marcha un nuevo proyecto que pretende estudiar los mismos parámetros a gran escala, ampliando el número de pacientes.

Trigo transgénico para celíacos

A través del CSIC (Consejo Superior de investigaciones Científicas) hemos podido conocer el desarrollo de unas nuevas variedades de trigo transgénico para celíacos, variedades que se han modificado genéticamente para eliminar la mayor parte de las gliandinas, glucoproteínas que junto a la gluteina forman el gluten, elemento responsable de causar la reacción alérgica en quienes padecen esta enfermedad.

En principio y según indican los investigadores, las nuevas variedades de trigo transgénico para celíacos producen una reacción entre un 90 y un 95% menos tóxica para quienes padecen intolerancia al gluten, en comparación con el trigo tradicional, en algunos casos incluso se ha alcanzado un 100% de efectividad. Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron pruebas in vitro en las que se simulaba el proceso de la digestión, se utilizó la harina de las nuevas variedades de trigo transgénico y una serie de linfofitos T (extraídos de personas celíacas), un grupo de leucocitos responsables de coordinar la respuesta inmune celular y que detectan la presencia de gliadinas provocando la reacción tóxica en quienes padecen intolerancia al gluten.

Según explican los especialistas, las nuevas haribas obtenidas de variedades de trigo modificadas genéticamente contienen unos valores de entre 40 mg/kg y 50 mg/kg de gluten, la cantidad es más elevada de lo que marca el Codex Alimentarius, que admite hasta 20 ppm de gluten, cantidad que no permite que un alimento pueda catalogarse como exento de gluten, al menos para el colectivo de celíacos, pero sí se indica que se trata de una cantidad que no provoca problemas.

La modificación genética puede suponer un impedimento para que algunas personas celíacas utilicen el nuevo producto, y menos si no se realizan estudios a largo plazo que determinen perfectamente su inocuidad.

Por el momento la patente de las nuevas variedades de trigo transgénico para celíacos del CSIC, ha sido adquirida por una compañía inglesa que pondrá en marcha nuevas investigaciones para realizar las pruebas en pacientes mediante una serie de ensayos clínicos.

Para más información: http://www.pnas.org/content/107/39/17023.full?sid=b7c3e5f4-9f26-4029-b560-955b3916f412

Efecto halo

Un estudio realizado por una estudiante de la Universidad de Cornell, nos muestra como una etiqueta puede condicionar nuestra percepción y realizar un valoración errónea de un alimento. En el estudio participaron 144 personas con una edad media de 39 años a las que se les pidió que realizaran una comparativa de la percepción organoléptica de unas galletas de chocolate, unas patatas fritas y yogures naturales de dos tipos, ecológicos y no ecológicos. En realidad todos los alimentos eran idénticos, lo único que variaba era el etiquetado, ésto sirvió para demostrar cómo condiciona a las personas la información que pueden leer en una etiqueta.

Los voluntarios debían indicar, en una escala del 1 al 9, diferentes características organolépticas, aroma, sabor, textura, y se les pidió que calcularan la ingesta de calorías que aportaba cada producto y cuánto estarían dispuestos a pagar por cada uno de ellos.

Para la mayoría de voluntarios, los alimentos ecológicos tenían menos grasas, menos calorías y eran más ricos en nutrientes, y la percepción organoléptica también era más notable. Además, la conclusión era que valía la pena pagar más dinero por un producto con estas características. Los productos que no portaban la descriptiva “orgánicos” y que eran los mismos que los que sí la portaban, fueron menos valorados.

Para más información: dyson.cornell.edu/special_programs/foodpsychology/images/posters/organic.pdf

Fortalecer los huesos

Tomar te verde y practicar Tai Chi pueden ayudar a fortalecer los huesos, según un estudio presentado durante el Congreso de Biología Experimental 2011.

La doctora Chwan-Li Shen, investigadora del Instituto Laura W. Bush para la salud de las mujeres de la Universidad de Texas, ha estudiado durante 20 años cómo algunas de las tradiciones orientales pueden contribuir a mejorar la salud de los occidentales.

El estudio de Shen se centra en la sinergia de los beneficios del té verde y el Tai Chi para fortalecer los huesos, para lo que trabajó con una muestra de 171 mujeres posmenopáusicas con problemas de debilidad de huesos sin llegar a padecer osteoporosis. El equipo médico las dividió en cuatro grupos:

  • Grupo 1: recibieron una píldora de fécula, a modo de placebo, y no practicaron Tai Chi
  • Grupo 2: tomaron 500 g de te verde al día sin ejercitar Tai Chi.
  • Grupo 3: tomó el placebo y realizaron Tai Chi tres veces a la semana
  • Grupo 4: tomaron te verde y practicaron Tai Chi.

Durante los seis meses que duró el experimento los médicos tomaron análisis de sangre y orina de las participantes y calcularon su fortaleza muscular.

El resultado indicó que el consumo de té verde moderado aumentó la fortaleza ósea de las mujeres que tomaron la infusión en tres meses y en seis en el caso de las que practicaron Tai Chi. Pero los médicos resaltaron que las mujeres que tomaron té y practicaron este arte marcial redujeron los marcadores biológicos relacionados con el estrés oxidativo, relacionado con enfermedades degenerativas y el envejecimiento.

Ambas prácticas se presentan como una ayuda para reducir no solo los efectos de la osteoporosis, sino de otras enfermedades inflamatorias que puede afectar a este grupo de población, así como al bienestar anímico.

Aceite “más saludable”

Tras casi dos décadas de trabajos entre el CSIC y la empresa Advanta, se ha desarrollado un aceite de girasol  fabricado con unas nuevas semillas de alto contenido en ácido esteárico, único tipo de grasa que no aumenta los niveles de colesterol en sangre.

Este aceite reúne las condiciones necesarias para su uso en la industria alimentaria (bollería, margarinas, chocolates, precocinados como las patatas fritas…), ya que posee características de funcionalidad, rango de fusión y termoestabilidad que lo hacen apto para ello.

En los aceites de girasol disponibles actualmente en el mercado, la cantidad de ácido esteárico no supera el 6%, mientras que con estas nuevas semillas se obtiene un aceite con una proporción de más del 12%, que podría llegar al 35%.

El producto se comercializa desde principios de año y está siendo utilizado por distintas empresas alimentarias y varios restaurantes de comida rápida. Su precio es, aproximadamente, un 30% superior al del aceite de girasol convencional.

Este aceite de girasol, por sus ventajas para la salud y sus condiciones de uso aptas para la industria, puede ser un sustituto de las grasas animales y las vegetales hidrogenadas.